El origen de la rosa y el parásito


Circulaba un año normal, en la vida normal de una simple adolescente, tenía sus problemas comunes, sus sueños, su manera de percibir el tiempo, las emociones, la vida, su humanidad, cambiaron tan radicalmente cuando aquella rosa en su desierto corazón floreció. Estaba frente a ella, con una mirada ausente y esperanzada ¿quién se iba a imaginar que interior la hiciese pasar por ese tan preciado primer amor, pero la historia es larga, se remonta hace mucho tiempo, qué tiempos aquellos, recuerdo cómo deseaba olvidarme de ellos, y ahora son mi más preciado tesoro, el origen de la rosa y el parásito.

Rueda el año 2014 para esta inexperta en el amor y, en general, todos los aspectos de la vida, quizá el peor año, problemas con el acoso y su incesable búsqueda para encontrar su lugar, probablemente su única salvación para no hundirse ese año fue la extraña pero maravillosa aparición del innombrable, causante indirecto de oleadas de campos de rosas como de la plaga que acabó con la última de ellas.

Aquel cálido otoño, cómo olvidarle, era la primera vez que esta novata intentó socializar con cualquier humano, siempre había sido buena para el silencio, para el arte de concentrarse y escuchar la melodía que resuena en el ambiente, esa entrañable melodía, cuerdas de guitarra siendo movidas con perfecta armonía, que desmantelaba una atmósfera familiar y mañanera, hasta que el último rayo de luz solar abrazaba la ciudad. Esta chica jamás olvidará esas tardes de maratón de películas, ese afectuoso abrazo que disfrutó cada segundo a pesar de los problemas que le ocasionaron, por él era capaz de cometer locuras simples para cualquier otra persona, pero para ella era vivir una completa aventura, de las que jamás pudo ser participe, ni siquiera protagonista.

Y era triste como ella presenciaba el mismo afecto que ella en otras chicas hacia él, o tener que aceptar que su posible amor no era correspondido, que nunca lo fue, a pesar del tiempo. Tuvo que observar cómo una amistad de años se marchitó, de que toda la confianza se vio comprometida, de una traición, de una apuñalada por la espalda, todo por un chico.

La ceremonia de graduación se realizó, y ese año marcó un antes y un después en aquella ingenua vida. Llegó el 2015, una oportunidad para comenzar de nuevo, para renacer, los problemas de antes se habían acabado, se esfumaron, únicamente para darle lugar a más. Duró un año entero intentando ocultar sus sentimientos, intentando engañar a los demás, a sí misma, disfrazar su amor con admiración, y nada más.

La inauguración del grupo de música se llevó a cabo días después del ingreso a clases, no dudó en apuntarse, sin que su inocente cabeza imaginara que eso uniría más a este par, el primer día que asistió él estaba ahí, sentado, observando unas partituras de piano, asignaron parejas, y a esta suertuda muchacha le correspondió a nada más y nada menos que su amor de secundaria, esa mirada la enamoraba, esa sonrisa, su manera de hablarle, todo era perfecto, tocaron juntos en numerosos recitales, además de que se les informó que en unos años podrían viajar juntos a tocar en una competencia. Nada borraría aquella sonrisa tan reluciente, todo era paz, felicidad, lo que no tuvo ella en tanto tiempo. Hablaban más seguido que nunca, y era algo que ella notaba constantemente, la alegraba tanto. Y en las noches, las ambiciones, las historias que ella misma imaginaba, las estrellas la miraban y le brindaban una luz de esperanza, y la luna la felicitaba.

La cercanía era tan presente en esta joven chica y su amado, pero era una ilusión, al fin y al cabo, y de su pasado era cada vez más consciente, quizás tras esas risas se ocultaba preocupación y dolor. ¿Cómo era posible que en este punto ella pudiera odiarlo y al mismo tiempo amarlo? ¿Cómo era posible que después de ignorarse mutuamente, pudiera seguir tan radiante aquella llama que tanto detestaba? Y otro año es borrado de la lista, evidentemente, el mejor para ella ¿habrá sido el mejor para él?

Un 2016 comienza, con todas las posibilidades de ser distinto, y a pesar de tanta certidumbre haber creado, han pasado siete meses y nada ha cambiado, todos son exactamente iguales, o al menos así lo perciben los ojos de la protagonista de esta historia. Qué sorpresa, nuevas pretendientes para ti, qué suertuda es, ser presa de un amor imposible, prohibido y no correspondido, me temo que las cosas continuaran iguales, ella intentando olvidarte, y tú… ¿Qué haces tú? ¿Acaso juegas con ella? ¿Acaso sólo la usas a tu conveniencia y cuando puedes solo te apartas y le causas daño? Eres un cobarde, un imbécil, y aún así, la conquistaste, te ama, ¿eso es amor? ¿cosas de la edad, quizás?

Y, mientras tanto, su jardín, mi jardín de rosas se está muriendo, tonto.


Mi primer texto, qué sorpresa, es de amor, como todo lo que he publicado hasta ahora, planeo extender todo esto, los temas, pero hasta ahora es de lo único que me puedo desahogar, creo que funciona, demasiado bien, diría yo. Pienso hacer más escritos, quiero mejorar, y he encontrado la manera ideal.

Si quieres más post de esta clase, coméntamelo abajo, al igual de lo que te gustaría ver más adelante en el blog, oprime el botón de ”me gusta” si te agradó, compártelo con tus amigos para llegar a más gente y sígueme en WordPress y en mi Twitter.

Hasta pronto.

🌹

Anuncios

¡Déjame un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s