Preciado sueño.

Todo se esfuma en una nube obscura, puedo escuchar gritos cercanos, observo caras a mi alrededor, pero no las reconozco, están asustadas, y se percibe en el ambiente un aire fúnebre y mohíno, los médicos corren apresuradamente. Siento una punzada en mi brazo, el picor se extiende poco a poco, y mi conciencia desaparece. Abro los ojos, asustada, intento moverme, pero mis intentos no son más que fracasos, un suspiro Seguir leyendo